El «eros» de la relación educativa en Platón

José Ortega Esteban

Entre educador y educando, entre maestro y discípulo existe una relación y comunicación afectiva, erótica diría Platón, que tiene importancia capital en los procesos instructivos y educativos. Desconocerla es ignorar una dimensión radical de la educación.
Por supuesto, las capacidades tienen una gran significación en la adquisición de conocimientos y en la interiorización de valores transmitidos por el educador, pero todos sabemos cómo la empatía relacional positiva o negativa con un maestro nos acercó a nos alejó de un determinado aprendizaje o forma de vida.

La dificultad y complejidad de la investigación y estudio de este aspecto fundamental de la educación, no nos puede inducir a obviarlo. La actitud del avestruz es por otra parte funesta en educación.

La especial relación maestro-discípulo que aparece en los diálogos platónicos, su concepción del «eros», pedagógico, nos puede ayudar a comprender e iluminar nuestra actual realidad educativa en este sentido. Los diálogos platónicos pueden ser, si no tanto un modelo a imitar, un motivo de reflexión para los educadores modernos.