Funciones del orientador con los alumnos de educación secundaria

Elvira Repetto

La Educación Secundaria en España no adquiere sus características específicas hasta mediados del siglo XIX. Entiendo por tales su carácter de preparación para los estudios universitarios, y su orientación humanístico-clásica, de la que es buena prueba el Plan de estudios de 1845. Concebida de este modo, es evidente su sentido restringido como nivel al que sólo tienen acceso ciertas clases sociales.

Sin duda que las directrices de este tipo de Bachillerato que he indicado es diferente de la que ha de realizarse en la educación secundaria de la actualidad, y posiblemente distinta de la que haya de implantarse en fecha próxima. La educación secundaria ha de ser hoy una educación de masas que pretenda, además de la preparación para los estudios universitarios, y de impartir una cultura, la formación de una mano de obra cualificada de grado medio.