Acceso del mestizo hispanoindiano a universidades y colegios (I)

Juan B. Olaechea Labayen

Los estudios superiores o universitarios no eran en los siglos pasados un requisito tan general como lo son actualmente para el ejercicio de muchas profesiones y funciones públicas y administrativas. Los estudios universitarios de derecho y medicina, por ejemplo, existían desde la creación de las primeras Universidades en el siglo XII, pero la titulación académica en estas disciplinas no era un requisito indispensable para desempeñar ciertas funciones como de escribano o para el ejercicio mismo del arte de Galeno. De este modo un trabajo que quiere ofrecer el panorama de la proyección académica en orden a la promoción de los mestizos, conviene que presente una perspectiva más amplia que el del campo universitario. Además de la Universidad, existían diversas categorías de colegios, algunos incluso con la facultad de impartir grados, cuya importancia en la formación y preparación de los alumnos en cuanto al desempeño de funciones sobresalientes en la sociedad no puede ser desdeñada.

Sin embargo, no es cuestión de plantear este tema desde la misma base de la enseñanza primaria. Con todas las limitaciones propias de las circunstancias de tiempo y lugar, nunca constituyó en América un problema sociopolítico la instrucción elemental de ninguno de los diferentes grupos raciales existentes. El problema podía surgir cuando se trataba de instituciones que trascendían la instrucción primaria, cuyo límite un poco forzado se podría establecer en la enseñanza de la gramática o de las humanidades clásicas.