Educación plena y madurez humana en la antropología actual

A. Garmendía De Otaola

DOI:

No es fácil describir la riqueza distintiva y la coherencia de una persona perfectamente educada y completamente madura.
Hay tantos medios de desarrollo como individuos en crecimiento y en cada caso el producto final es único y peculiar. Pero podemos preguntar: ¿Puede un hombre desplegar toda su potencialidad, realizar todas sus reservas, alcanzar la "hombredad", el ideal- realidad del hombre? ¿Qué pretende Santayana cuando dijo: "nada requiere un heroísmo intelectual menos frecuente que la voluntad de ver escrita la propia educación?"

No se ha estudiado a fondo el problema de la plenitud del hombre, ni de la madurez humana, ni de la posibilidad de elevar el nivel medio actual de la humanidad. Algunos trabajos, bien intencionados, han servido más para sembrar la discordia que para ensanchar horizontes.

Datos recogidos por PlumX Metrics.

Este artículo se ha leído en esta web: 979 veces