La primera universidad coeducacional de oriente

Victoriano Vicente

La palabra "coeducación" se usó primitivamente para significar aquellas universidades en las que, bajo una sola dirección y administración, podían matricularse estudiantes de ambos sexos, con el fin de ser instruidos por los mismos profesores, si bien siguiendo método distinto y también guardando una separación de aulas para uno y otro sexo. Fue la llamada posteriormente coeducación por yuxtaposición: porque, aún cuando los edificios y parte del equipo empleados en la formación científica fueran idénticos para ambos sexos, las secciones femeninas, sin embargo, nunca se juntaban con las masculinas en la clase.

Los historiadores unanimemente aseguran que esta coeducación no se remonta más allá del siglo pasado. En los Estados Unidos comenzó al inaugurarse el colegio Overlin en 1837. Inglaterra la introdujo en Europa hacia 1 848, fundando el "Queen's College" de Londres. Los historiadores, por otra parte, nada nos dicen sobre las primeras manifestaciones de la coeducación en el Extremo Oriente. Quisiéramos por eso, en las páginas que siguen, rehacer la historia del primer curso universitario que, hace ya casi cien años, organizó exclusivamente para mujeres, en la ciudad de Manila, la real y pontificia universidad de Santo Tomás. Ella la fundó, supervisó y administró durante veinticinco años bajo el título de Escuela de Matronas o Parteras.

Por los datos que hemos podido recoger, llegamos a la conclusión de que difícilmente en nuestros días se encontrará un proceso de organización tan estudiado, tan completo y tan lógico, para la creación de una Facultad o colegio dentro del mismo centro universitario como el plan de desarrollo que nos ofrece la "Escuela" que vamos a reseñar.