Algunos aspectos de la problemática docente

Bernardo Pérez Morales

Nada, en el hombre, puede abstraerse de su condición de sociable. Que el hombre, para vivir, necesita de los demás, de los otros, ya como colaboradores o destinatarios de su acción, ya como testigos, lo que en último término constituye otra colaboración, es un dato inmediato de la experiencia. Esta sociabilidad es para el hombre, por así decirlo, una de las coordenadas determinantes de su vida (en el sentido en que se pueda hablar de determinación del hombre, libre por naturaleza y, por tanto, responsable. Otras dos coordenadas importantes de la vida humana son el espacio y el tiempo. El hombre vive en un espacio concreto y un tiempo determinado. Esto no significa que no pueda, en cierto modo, trascenderlos mediante los datos recibidos de otros hombres, incluso de otros hombres que ya no existen, a través de las expresiones que éstos han dejado de sus vidas-técnica, arte, literatura, etc.-, o viven distantes, mediante los medios de comunicación de todos conocidos. Por otra parte, en cada hombre, al nacer, existe un proyecto.