Saber ver el arte

V. Bozal Fernández

Casi todas las teorias del arte de algún interés encierran en sí una concepción sobre la visión del arte, tal sucede en Malraux, H. Read, Worrlnger, Fiedler, Wolfflin, etc. Tanto en el momento de la educación como en el de la teoría, visión y teoría han marchado íntimamente entrelazadas. El tema de la visión del arte, de cómo ha de verse, es, a nuestro entender, fundamental para pedagogos y teóricos del arte, porque la percepción artistica es el suelo fecundante de toda posible teoria, de toda reflexión o pensamiento objetivo posterior. Cualquier teoría se establece a partir de este suelo pre-reflexivo que es la percepción (esto sucede en todos los órdenes y no sólo en el de la teoría del arte), por ello una investigación sobre la visión concreta de las obras es el punto de partida, el primer supuesto que necesita aclaración en cualquier estética por abstracta que sea. En esta visión primera aprehendemos un sentido que posteriormente se desarrollará con la reflexión o se olvidará o sustituirá por otros pensamientos sobre lo visto venidos de fuera; en un pensamiento constituido básicamente por prejuicios, Juicios extraperceptivos, o teorías previas que ignoran su relación a la percepción. Es también éste un tema importante, porque supone una relación inmediata con el problema de la educación y el arte.