Dogmatismo, neutralismo y libertad en la educación de hoy

Víctor García Hoz

DOI:

Pero tal vez lo más interesante del momento actual sea la progresiva clasificación de los campos. De un lado se perfila el estatismo dogmático de los países comunistas o situados en su órbita; de otro, se va abriendo camino la práctica del principio de subsidiariedad docente del Estado como único medio de hacer efectiva la libertad en la educación.

Entre estas dos situaciones claras, el neutralismo se va diluyendo. Incluso en los países en que hasta ahora prevaleció va debilitándose a medida que las fuerzas políticas defensoras de la libertad van viendo con claridad cómo se sirve verdaderamente la libertad humana. Hay un largo camino recorrido desde la época en que el liberalismo se nutría de anticlericalismo (Gambetta dijo: «El clericalismo es nuestro enemigo») hasta los días en que Michel Debré, ante la Asamblea Nacional francesa, a comienzos de 1959, indicó que «no estamos a fines del siglo XIX cuando el Estado luchaba contra la religión para ser el Estado».

El acuerdo de las fuerzas políticas belgas de que se ha hecho mención, y la ley escolar francesa de 31 de diciembre de 1959, en la que se establecen las vías para ayudar a los centros de enseñanza privados, si no son fórmulas perfectas de la subsidiariedad del Estado en materia educativa representan un claro avance frente al neutralismo de tiempos pasados. Por otra parte, la escasa mayoría ( 49 contra 37 votos y 14 abstenciones) por la que se rechazó en los Estados Unidos la propuesta de ayuda a las escuelas privadas permite suponer que no está lejano el día en que en este país también se haga efectiva la libertad de educación por la vía de la subsidiariedad.

Datos recogidos por PlumX Metrics.

Este artículo se ha leído en esta web: 1456 veces