Presentación del número 179

Miguel Alfonso Martínez-Echevarría Y Ortega

DOI:

De año en año crece el volumen de recursos que los agentes, tanto públicos como privados, dedican a la educación. Manifestación del extendido convencimiento de la mayoría de los miembros de nuestra sociedad de que la educación es uno de los factores decisivos en la generación de la riqueza de las naciones.

Desde el punto de vista económico, el proceso educativo se caracteriza por la manifiesta asimetría de la transacción realizada, ya que, por constituir el núcleo del proceso capitalizador, proporciona a la sociedad más que lo que ésta puede corresponder en cada momento. Se trata de transmitir, si no todo el conocimiento acumulado por las generaciones pasadas, sí al menos la posibilidad de acceso a ese patrimonio común. A cambio no es fácil establecer la adecuada compensación que la sociedad debe proporcionar a todos los que de un modo u otro participan en este proceso esencial para la actividad económica de todos los pueblos.

Desde su creación, la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad de Navarra ha manifestado su preocupación por constituirse en ámbito de serena reflexión de los principales problemas económicos que afectan a nuestra sociedad, tanto en la esfera privada, como en la pública, en la seguridad de que, tras la inmediatez de los aspectos de técnica económica, se esconden cuestiones que afectan a la practicidad de los principios que orientan la actividad humana.

La Economía de la Educación incluye problemas de primera magnitud para una recta organización de la sociedad civil. Los problemas aparentemente técnicos no pueden servir para ocultar o desfigurar verdaderos debates ideológicos o políticos. El estudio de los costes del puesto escolar, elegido tema conductor de estas primeras Jornadas de Economía de la Educación, es clara manifestación de lo que acabamos de decir. El debate político, al entrar en el recinto universitario, debe perder el apasionamiento que suscita la acción inmediata, pero sin dejar de manifestar su noble naturaleza de cuestión que afecta al núcleo de la convivencia política, ya que no es posible alcanzar un planteamiento verdaderamente técnico sin hacer referencia a los subyacentes debates culturales.

Me cabe la satisfacción, como Decano, de haber sido testigo directo del grato y sereno ambiente de estudio y diálogo que ha presidido la preparacwn y desarrollo de estas jornadas, que es nuestra intención constituyan las primeras bases de un futuro lugar de encuentro periódico para un debate científico más prolongado y fructuoso.

Deseo manifestar mi agradecimiento a todos los participantes y a los que hicieron posible su celebración, en especial a las profes oras de esta Facultad Dras. Martínez Chacón y San Martín, que con su ilusión y capacidad de trabajo son las auténticas artífices de la bondad del trabajo realizado. Ha constituido un honor para esta Facultad contar durante estas jornadas con los mejores y más conocidos especialistas que de esta materia hay en nuestro país, que han dejado constancia tanto de· su buen hacer profesional, como de la auténtica amistad universitaria.

Por último deseo agradecer muy especialmente a la revista española de pedagogía del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, y especialmente a su director, Prof. Dr. D. José Antonio Ibáñez-Martín, por haber dado acogida en este número a la mayor parte de los trabajos que se presentaron en las Jornadas, que espero sean de gran interés para los lectores de esta prestigiosa revista.

 

Autores:

Miguel Alfonso Martínez-Echevarría Y Ortega. Universidad de Navarra.

Datos recogidos por PlumX Metrics.

Este artículo se ha leído en esta web: 286 veces