El sentido trascendente de la existencia y la educación

Antonio Millan-Puelles

La educación puede ser considerada desde una triple perspectiva: formal, genérica y teleológica. La dimensión formal es el esclarecimiento de la esencia de la actividad educativa. Para Kant la educación es la humanización del ser humano y, antes que él, Tomás de Aquino concebía la actividad educativa como el status perfectus del hombre en cuanto hombre. La perspectiva genética supone el estudio del conjunto de medios -tanto necesarios, como convenientes- para la humanización del ser humano. Por último un punto de vista teleológico supone el estudio de los fines de la educación. Ahora bien, como los fines relativos remiren necesariamente al Fin Absoluto, la teleología desemboca en una teología filosófica. Dentro de este ámbito, son de especial importancia las cuestiones que arañen al sentido de la libertad.

 

Autores:

Antonio Millan-Puelles. Universidad Complutense De Madrid.