Cientificidad y sistematización de los contenidos pedagogicos

Juan García Yagüe

El autor, después de hacer algunas consideraciones histórico-filosóficas previas, separa la educación de la pedagogía. El último, aunque no crea al educador, responde a dos preguntas: ¿qué significa educar? ¿Cómo debemos educar? Respecto a la primera pregunta, diremos que la Filosofía de la Educación y la Historia de la Educación y la Pedagogía están estrechamente interrelacionadas. La Filosofía de la Educación debe ser sumergida en el fenómeno educativo y  completamente separada de las complicadas elucubraciones de la Filosofía sistemática. La historia de la educación debe estudiar la heroica lucha del hombre contra sus problemas para descubrir su esencia educativa, factores y soluciones dentro del proceso histórico.
Además del conocimiento del tipo ultraexperimental, existen cuatro campos independientes. Desde diferentes puntos de vista, la psicología educativa y la sociología muestran los puntos de partida y llegada de la educación. Por otro lado, la Metodología y la Organización Escolar abordan las posibilidades estadísticas de éxito de los diferentes métodos que se emplearán. El autor no parece ser muy optimista sobre los procedimientos que, en su opinión, son absorbentes y petulantes. Finalmente, no acepta la división de la Pedagogía en racional, experimental o diferencial, ya que no admite que un método origine ciencias independientes.