política educativa

3 abril 2017

Con motivo del 40 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, y de acuerdo con los artículos 10.2 y 96 de la Constitución española, el autor estudia la protección de los derechos educativos a través de los documentos universales y de derechos humanos de las Naciones Unidas y de la UNESCO sobre nuestro contexto europeo - Consejo de Europa y la Comunidad Europea-. De esta forma, analiza el contenido que define el derecho de todos a la educación, los derechos de los padres, las responsabilidades del Estado para garantizar estos derechos y la evolución del problema de la financiación de las escuelas privadas durante los últimos 40 años.

 

Autores:

Gonzalo Jover Olmeda. Universidad Complutense de Madrid.

2 abril 2017

La descentralización implica un refuerzo de la democratización y una mejora en los servicios educativos. Los sistemas descentralizados se caracterizan por el hecho de que el control sobre el sistema educativo se ha cedido a la comunidad misma. Al mismo tiempo, las nuevas estructuras (descentralizadas) no excluyen automáticamente las estructuras previamente existentes. Normalmente, después del proceso de descentralización, se establece un solo organismo para coordinar todo el sistema educativo. Sin embargo, esta reestructuración sigue respetando las jurisdicciones previas y, al mismo tiempo, favorece la distribución de las responsabilidades sociales.

 

Autores:

Concepción Gómez Ocaña. Universidad de Valencia

14 marzo 2017

El artículo analiza de forma interdisciplinar el problema del «puesto» que ocupan los estudiantes en la escuela secundaria superior, prestando especial atención al análisis de las características y de las consecuencias que representa para tal problema una innovación que en 1990 introdujo el Ministerio de Instrucción Pública en el sistema escolar italiano. Se trata de una iniciativa que se desarrollará a lo largo de varios años, con el propósito de ayudar a las escuelas secundarias superiores y afrontar la problemática educativa que plantea la sociedad contemporánea. En conexión con las finalidades y
financiación previstas en la ley antidroga N.º 168 de 1990, que hace de la educación para la salud un objetivo de la escuela, el «Proyecto Jóvenes 93,, intenta ofrecer a los estudiantes la oportunidad de ser promotores de análisis y protagonistas de iniciativas tendentes a mejorar la calidad de la vida escolar, con especial referencia al desarrollo del propio equilibrio psicofísico y social, desde una perspectiva de carácter cultural y civil, más allá de la lógica de la emergencia.
Justo al término de su segundo año de vida, el Proyecto Jóvenes 93 ha sido adoptado por el 73 % de las escuelas superiores italianas. Una conferencia nacional de representantes de los estudiantes que han vivido esta experiencia tiene lugar en febrero de 1993, a fin de documentar y valorar el Proyecto, con la presencia del Jefe del Estado y cinco Ministros de la República.

 

Autores:

Luciano Corradini. Université de Roma III

15 diciembre 2016

 

En este trabajo, se muestran los resultados del estudio sobre el modelo 1a1 implementado en la Comunidad de Madrid.

Los resultados de esta investigación muestran que la concreción del modelo 1a1 que se ha implementado en la Comunidad de Madrid ha provocado cierta apertura hacia un trabajo educativo menos transmisivo, hacia una competencia digital menos instrumental y ha incrementado la coordinación entre los docentes del centro, pero todavía no ha producido cambios sustanciales en las prácticas educativas, ni en el rendimiento del alumnado.

Aun así el profesorado, a pesar de que se siente presionado, está comprometido con el proyecto, se sigue formando, buscando nuevas propuestas para llevar a las aulas y evaluando sus actuaciones para mejorarlas.

9 enero 2015

El artículo pretende rehabilitar el ocio como uno de los ejes fundamentales en el diseño de la política educativa. Mediante el análisis epistémico y longitudinal de la reflexión sobre el ocio, se intenta mostrar cómo emergen criterios y pautas de acción para afrontar los retos educativos. Objetivo que reviste una especialísima urgencia por cuanto las sociedades democráticas necesitan, tal vez más que en ninguna otra época anterior, educar a sus miembros como ciudadanos libres, capaces de participar en las deliberaciones y decisiones políticas.

La tesis central cobra sentido cuando se produce la primera gran síntesis entre política, educación y ocio en la filosofía clásica y en especial en la obra de Aristóteles, experimentando distintos giros epistémicos y semánticos, hasta los planteamientos actuales de Russell y Nussbaum que apuntan a la dimensión del ocio como garantía de la racionalidad práctica de la política educativa. Los resultados revalorizan el ocio como skholé y muestran su potencial innovador en el cultivo de la humanidad y en el diseño de una política educativa razonablemente creativa.

10 junio 2014

Una de las tareas del filósofo de la educación es examinar críticamente los implícitos del lenguaje contenidos en las formulaciones que afectan a la política y la práctica de la educación. Dentro de esa tradición, el filósofo Ludwig Wittgenstein, declaró: «mi objetivo es: enseñarte a pasar de decir cosas sin sentido de manera disfrazada, a poner al descubierto esos sinsentidos». Hay mucho «sinsentido disfrazado » en lo que dicen los responsables de las políticas educativas y en lo que escriben muchos investigadores en educación. Apoyaré estas afirmaciones con ejemplos tomados de la realidad. Así, en primer lugar, la importancia que se atribuye a la «preparación de profesionales competentes para el mercado laboral»; en segundo lugar, la separación que se establece entre la «formación académica» y la «formación profesional»; en tercer lugar, el interés en «elevar los estándares» educativos, especialmente a la luz de las comparaciones internacionales realizadas por el informe PISA; y, por último el discurso sobre la necesidad de mejorar la «calidad de la enseñanza».     Una de las tareas del filósofo de la educación es examinar críticamente los implícitos del lenguaje contenidos en las formulaciones que afectan a la política y la práctica de la educación. Dentro de esa tradición, el filósofo Ludwig Wittgenstein, declaró: «mi objetivo es: enseñarte a pasar de decir cosas sin sentido de manera disfrazada, a poner al descubierto esos sinsentidos». Hay mucho «sinsentido disfrazado » en lo que dicen los responsables de las políticas educativas y en lo que escriben muchos investigadores en educación. Apoyaré estas afirmaciones con ejemplos tomados de la realidad. Así, en primer lugar, la importancia que se atribuye a la «preparación de profesionales competentes para el mercado laboral»; en segundo lugar, la separación que se establece entre la «formación académica» y la «formación profesional»; en tercer lugar, el interés en «elevar los estándares» educativos, especialmente a la luz de las comparaciones internacionales realizadas por el informe PISA; y, por último el discurso sobre la necesidad de mejorar la «calidad de la enseñanza».