niño

16 marzo 2017

La Convención Internacional de los Derechos del Niño da motivos para pensar sobre la importancia del contexto escolar en la educación del niño. Si consideramos a la escuela como un entorno especial, su contexto debe facilitar el desarrollo de la capacidad física e intelectual del niño, favorecer la identidad cultural en el cultivo de la lengua materna y propiciar el espíritu de comprensión, paz, tolerancia e igualdad. Para tener éxito en estos propósitos, la escuela debe contrarrestar y coordinar varios factores circundantes y eliminar los dañinos provenientes de otros contextos.

Algunos de los principios que dan forma al contexto escolar son: juegos, trabajo, comunidad y la vigilia del mundo interno del niño. Cuando hablamos del contexto como un todo de las condiciones externas que rodean a los individuos, no solo nos referimos a los factores sociales sino también a los físicos; es por eso que el edificio, los elementos, la estructura y los espacios de la escuela son tan importantes.

Sin embargo, nos detenemos principalmente en el clima de relación y en todo lo que ayuda al pueblo a ganarse su propia dignidad. Debe aprender a unir respeto y tolerancia, para que pueda desarrollar y fortalecer su inteligencia, sus sentimientos y su voluntad. También es importante que el contexto facilite la aparición de algunas reglas en la vida que van más allá de la vida escolar.

 

Autores:

Álvaro Buj Gimeno. Universidad Complutense de Madrid