El fracaso de la moderna educación del carácter

Kevin Ryan

Este trabajo defiende que los recientes resultados negativos sobre la eficacia de los siete programas más importantes de educación del carácter en los Estados Unidos, se deben principalmente a tres causas endémicas. La primera es una noción estrecha y positivista de lo que constituye el carácter humano. Como segunda causa, las iniciativas para la educación del carácter de los niños se insertan en una concepción empírica de la educación, que la mantiene aislada de las grandes cuestiones filosóficas y teológicas que la rodean. Por último, en tercer lugar, se cuestiona la sensatez y la legitimidad de la política actual en los Estados Unidos y en otros lugares del mundo de poner la educación de los jóvenes en manos del Estado.