Institución y decepción. La salubridad institucional y la práctica docente

Joaquín García Carrasco y Antonio Bernal Guerrero

El desajuste emocional, generado en la práctica docente, produce una interferencia insalubre sobre la actividad profesional. En este trabajo, argumentamos que lo más preocupante de la situación no está tanto en los riesgos que se atribuyen a la profesión docente, sino en el crecimiento del estado de decepción del profesorado, dado que oculta las fuentes desde las que la institución docente puede alimentar la ilusión y constituirse en espacio para la realización personal.
En las buenas prácticas de muchos profesores quizá haya un principio preventivo para el malestar docente y un principio activo que incide sobre la motivación. Sin desconocer los múltiples obstáculos que se presentan en la realidad, la ilusión en el desempeño profesional, desde una práctica innovadora y crítica, por sus virtualidades para la construcción de una vida significativa y creadora a pesar de las adversidades, puede ser el mejor antídoto contra el agotamiento emocional del profesorado.