La familia como contexto de un desarrollo saludable

Rogelia Perea Quesada

La familia es una institución natural, primaria, y por tanto de naturaleza universal que ha permanecido en todas las sociedades y civilizaciones, más allá de diferencias culturales concretas, de forma imprescindible para la socialización y transmisión de valores culturales, morales y religiosos; y como entorno necesario para un desarrollo humano, sano y equilibrado en la sociedad.

Está constituida por una comunidad de personas que se orienta y rige por el amor, un amor que vivifica las relaciones personales entre sus miembros y que hunde sus raíces  en el complemento natural, que existe entre el hombre y la mujer, y en la voluntad personal de compartir un proyecto en común

 

Descriptores: Amor, familia, comunidad, educación, entrega