Las preocupaciones del profesor de religión

Carlos Díaz.

El artículo señala el fenómeno imperante de la despersonalización, que, unida al hedonismo y al relativismo, ha llevado a que el Evangelio ya no sea el lugar central de la enseñanza en diversas escuelas católicas, lo que concluye en que en ellas lo católico se transforma en algo simbólicamente insignificante. Enseñar hoy a ser cristiano ha de mover a ayunar -ponerse en situación de pobreza-, a estudiar -formarse teológicamente- y a orar -condición para una auténtica conversión. El profesor de religión católica deberá enseñar la cruz de Cristo, origen del perdón, y su resurrección, comienzo de una vida nueva restaurada para el amor. Concluye el artículo mostrando cómo el ejemplo de san Pablo es en el que toda persona que desee enseñar la religión debiera mirarse.

 

Descriptores: Enseñanza de la religión, el profesor de religión católica, cristianismo y mundo moderno.