La tolerancia y la defensa entusiasta de la verdad

Alfonso López Quintás

DOI:

El autor sostiene que una persona tolerante no es sencillamente una persona permisiva, indiferente a los valores y a la verdad. Defender la verdad no significa ser dogmático o intolerante. Defender algo significa estar convencido de haber hallado la verdad, pero no toda la verdad; por eso está bien dispuesto a colaborar con otras personas —incluso las que sostienen puntos de vista distintos— en orden a enriquecer sus opiniones.

Esta colaboración es una “experiencia reversible”, una especie de “encuentro”. Cada experiencia reversible es tolerante en sí misma. La tolerancia, bien entendida, puede ser adquirida a través de un programa educativo en cinco fases, cuyos elementos básicos son explanados por el autor en este artículo.

Datos recogidos por PlumX Metrics.

Este artículo se ha leído en esta web: 1391 veces