Against reason

John Colbeck

DOI:

La palabra «razón» usada, además, sin artículo definido o indefinido, es, en el mejor de los casos, confusa y en el peor conduce claramente a error. «Racional» y «Racionalidad» son términos igualmente poco claros. En este trabajo se exponen ejemplos para examinar esas implicaciones. Lo que quiero denunciar es que la palabra «razón» es usada por los filósofos racionalistas de la educación para un variado número de valores, los cuales no son presentados cama tales valores. Estos valores son demasiado numerosos y variados para ser recogidos en una palabra. Una segunda crítica estriba en que los que usan esa palabra, a menudo, deducen que «razón» es una entidad singular que puede -por ella misma- hacer peticiones, conseguir que se sigan o modificarlas. Esto lleva a error porque el razonamiento depende de valores (distintos al razonamiento) para actuar como criterio, justificación o motivación de decisiones, juicios y acciones. Las razones para decidir son valores.

Como conclusión, se ofrece un breve esquema del concepto de valor como aquello a lo que una persona está unida positiva y emocionalmente. Así, dentro de una red de valores más amplios que los de la «razón», el razonamiento puede llegar a ser más valioso, poderoso y autocrítico.

Autores:

John Colbeck. University of London

Datos recogidos por PlumX Metrics.

Este artículo se ha leído en esta web: 782 veces