N.º274 Una visita a la hemeroteca. Actividad en redes sociales y configuración de la personalidad

Las redes sociales han sido analizadas desde múltiples puntos de vista. Resultan un fenómeno que cuenta con fervientes defensores y también con no menos apasionados críticos. En esta «visita a la hemeroteca » queremos repasar algunos artículos aparecidos en revistas de investigación y con un cierto impacto en citas recibidas, que analizan la relación entre este reciente fenómeno y la formación de distintos aspectos de la persona, pues no cabe duda de que las redes sociales funcionan como elemento fundamental en la socialización de los adolescentes y en su configuración personal y, por tanto, es crucial leerlos adecuadamente para no caer ni en demonizaciones absolutas, ni en buenismos ingenuos.

 

Livingstone, S. y Brake, D. R. (2010).

On the rapid rise of social networking sites: New findings and policy implications.

Children & Society, 24 (1), 75-83.


Aunque tiene ya unos años resulta un buen punto de partida para quienes quieran comenzar a familiarizarse con este tema. En este texto los autores realizan un análisis con la pretensión de influir en las políticas públicas relacionadas con este tema.

Lo más interesante de sus análisis podemos resumirlo en los siguientes puntos: Primero, la socialización online o la generación de un perfil online no es vivida por los adolescentes de manera distinta a como viven sus relaciones cara a cara. La línea que divide ambos tipos de relaciones es más estrecha de lo que pensábamos en un primer momento. No es la red un lugar para jóvenes con poca capacidad para la relación cara a cara, sino un espacio en el que todos se reúnen y en el que aprenden a construir su identidad y a otorgarle valor. Segundo, sin caer en el catastrofismo, los autores del texto también reconocen ciertos riesgosreales de la vida online de los adolescentes: el fácil acceso a la pornografía, los procesos de fanatización y la violencia o el cyberbullying son algunos de ellos. La tercera de las ideas interesantes del artículo nace de la siguiente pregunta que se hacen los autores: ¿qué implicaciones políticas se desprenden de la relación existente entre las oportunidades y los riesgos que ofrecen las redes sociales a los adolescentes? En esencia, los autores del texto abogan por la alfabetización digital, pues sin dicha alfabetización los adolescentes se encuentran en una posición de mayor vulnerabilidad frente a las prácticas de marketing integrado, el uso de datos personales, el seguimiento de usuarios, etc., que cambian rápidamente y que cuentan con diseños para atraer la atención y dirigir el deseo, altamente eficaces.

 

Verduyn, P., Ybarra, O., Résibois, M., Jonides, J. y Kross, E. 2017).

Do social network sites enhance or undermine subjective wellbeing? A critical review.

Social Issues and Policy Review, 11 (1), 274-302.


Este segundo trabajo es muy interesante, desde la pregunta que plantea en torno a la relación que existe entre el uso de las redes sociales y el bienestar subjetivo, hasta la metodología que utiliza, basada en una extensa y profunda revisión de la literatura. Las conclusiones a las que llega el estudio son muy reveladoras. Los autores encuentran dos tipos de relación. Por un lado, encuentran una relación negativa entre bienestar subjetivo y un uso pasivo de las redes sociales, y por otro, una relación positiva entre bienestar subjetivo y un uso activo de esas mismas redes.

Sin embargo, la primera de las relaciones es mucho más robusta que la segunda. Las razones de esa relación negativa entre uso pasivo de las redes sociales (por cierto, mucho más abundante que el activo) y bienestar subjetivo están en el incremento de la envidia provocada por una distorsión de la imagen que los otros proyectan y la realidad de la propia vida. Ciertamente, las personas siempre han ocultado aquellos aspectos de su vida que pueden dañar su imagen; sin embargo, también es cierto que nunca como hasta hoy habíamos dispuesto de una herramienta tan poderosa como las redes sociales para modificar y decorar nuestra vida. Las redes sociales son una incitación a la comparación en un plano desigual, pues uno sabe cómo es su vida, pero de las de los

demás solo contiene imágenes muchas veces convenientemente modeladas. Además, las noticias positivas tienden a comunicarse en mayor medida que las negativas. Hay también un uso activo de las redes sociales que permite la generación de un mayor capital social de relaciones débiles que igualmente puede incidir en el bienestar subjetivo.

En efecto, las redes sociales permiten mantener un amplio espacio de relaciones interesantes, no necesariamente profundas, y que pueden contribuir a nuestro bienestar.

 

Kahne, J. y Bowyer, B. (2018).

The political significance of social media activity and social networks.

Political Communication, 35 (3), 470-493.


El último de los textos que traemos hoy analiza cómo influyen las redes sociales en la formación y compromiso político de los jóvenes. Los autores distinguen dos tipos deactividad online: la basada en el interés y la basada en la amistad, y en ambas concluyen que la exposición a lo que ellos llaman «lazos débiles» favorece el compromiso político.

«Dos son las razones principales por las que esperamos que las actividades en redes sociales, ya sea basadas en la amistad o en el interés, sean importantes para la participación política de los jóvenes. La primera, porque permiten la práctica de habilidades que son altamente relevantes para las formas online de participación política y la segunda, porque conducen a la participación en redes sociales que exponen a los jóvenes, a menudo de manera incidental, a discusiones políticas y esfuerzos de movilización que, a su vez, aumentan las tasas de participación política. Estas expectativas son paralelas a los resultados de los estudios de participación organizacional fuera de línea» (p. 473).

David Reyero