Convocatoria de originales para un monográfico sobre el tema: “EL CULTIVO DE LA INTELIGENCIA EN LA ADOLESCENCIA”

 

Decía Ortega y Gasset que el hombre excelente es el que se exige mucho a sí mismo, y esto cabría completarlo señalando que el lugar donde la mayor parte de quienes se inician en la vida aprenden a exigirse es la escuela, pues allí comenzamos a descubrir que no somos los príncipes del mundo ni los revoltosos a quienes siempre se ríen las gracias.

 

Ahora bien, la escuela no  es ajena al ambiente social en el que actúa, y hoy es obvio que nos movemos en una atmósfera de igualitarismo, en el que la excelencia tiende a mirarse con malos ojos, así como  de sentimentalismo, hasta el punto que se convierte en peligroso organizar una conferencia que advierta de las malas  consecuencias de las drogas, no vaya a ser que se hieran los sentimientos de un alumno, hijo de un capo de la droga, actualmente encarcelado. A esto se suma que la sociedad ha dejado de interesarse por la verdad y la veracidad, de modo que la posverdad y la mentira campan a sus anchas, pues lo que realmente impera no es el saber sino el dinero, o, al menos, un bienestar asegurado por el Estado, aunque ello condujera a una mediocridad generalizada o a un recorte de las libertades ciudadanas.

 

Los males que se derivan de esta ola ideológica, y especialmente para quienes se desarrollan en niveles de la sociedad poco interesados en la cultura, son demoledores. Indudablemente, enfrentarse contra fuerzas dominantes no es tarea sencilla. Pero nadie que tenga vocación educativa puede encogerse de hombros, sino que ha de preguntarse qué cabe hacer para que las nuevas generaciones no incurran en estos errores. Esta es una pregunta de especial relevancia para quienes están más relacionados con los adolescentes, pues el período entre los 12 y los 18 años tiene una gran fuerza en la configuración de la personalidad.

 

Este número monográfico de la revista española de pedagogía pretende ofrecer trabajos que reflexionen sobre los contenidos de las enseñanzas más significativas en esas edades, ofreciendo pistas sobre cómo enseñar promoviendo el cultivo de la inteligencia, sin limitarse a ofrecer una enseñanza memorística o que proporciona un tipo de aprendizaje miope que, en último término, haría estéril la promesa de una movilidad social gracias a la obtención de diplomas de estudio.

 

En efecto, T. S. Eliot, en unos conocidos versos, decía: “¿Dónde está la sabiduría, que hemos perdido en conocimiento? ¿Dónde está el conocimiento que hemos perdido en la información?”. Es urgente luchar contra la cómoda tentación de reducirnos al conocimiento de los datos, sin entrar en lo profundo de la realidad. Millán-Puelles señalaba que el ser humano se pregunta por el qué de las cosas, y a eso no cabe responder que ya lo captamos cuando las vemos. En efecto, ver es un primer paso, pero queremos avanzar entendiendo lo más profundo de las cosas, gracias al uso de la inteligencia, que algunos describen como la capacidad de intus-legere, de leer en el interior de lo que vemos.

 

Tendrán así cabida en este próximo número los trabajos que se  pregunten cómo cultivar la inteligencia en los contextos educativos  formales propios de la adolescencia, o en ambientes no formales o informales, como la familia. Se trata de mostrar caminos para cultivar la inteligencia a través de las matemáticas, de la filosofía, de la literatura, de las bellas artes, etc., pero también mediante la enseñanza de la informática o a través de la preocupación por iluminar el sentido de la vida, conscientes de la necesidad de aunar las influencias de la familia y de la escuela.

 

El plazo para el envío de originales está abierto hasta el próximo 1 de octubre de 2020. Los editores del monográfico son los profesores D. José Antonio Ibáñez-Martín y D. Juan Luis Fuentes. Los trabajos que deseen acudir a esta convocatoria deberán realizarse siguiendo las Instrucciones, que pueden obtenerse en este link, y se enviarán a la dirección de e-mail: director.rep@unir.net.

 

José Antonio Ibáñez-Martín. Doctor en Filosofía por la Universidad Complutense de Madrid. En 2013, el Rey Juan Carlos I le concedió la Gran Cruz de Alfonso X el Sabio, la máxima condecoración en el ámbito de la educación, ciencia, cultura, docencia e investigación. Comenzó su carrera docente en la enseñanza secundaria, siendo profesor en diversos centros privados, y ganó una cátedra de Instituto de Filosofía. Después comenzó a trabajar en la Universidad Complutense, donde ha recorrido toda la escala docente hasta obtener la cátedra de universidad de Filosofía de la Educación. Allí tuvo diversos cargos de gobierno: director de departamento, vicedecano y director de un título propio. Igualmente, formó parte del primer claustro de la Universidad Nacional de Educación a Distancia, en la que trabajó un trienio desde su comienzo, siendo Vicedecano de la Facultad de Filosofía y Ciencias de la Educación. Actualmente es Vicerrector de Doctorado de la Universidad Internacional de La Rioja. Ha recibido numerosos Premios a lo largo de su  carrera docente, sobresaliendo el Premio Nacional de Literatura para obras de ensayo y el Premio Marqués de la Vega de Armijo de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas.

 

Juan Luis Fuentes. Doctor con Mención Europea en Pedagogía y Premio Extraordinario de Doctorado por la Universidad Complutense, Premio Extraordinario de Licenciatura y Premio Nacional a la Excelencia en el Rendimiento Académico. Profesor Ayudante Doctor, Acreditado a Profesor Titular, del Departamento Estudios Educativos de la Facultad de Educación, Universidad Complutense de Madrid, donde es Delegado del Decano para Relaciones Comunitarias, Coordinador del Máster Universitario en Estudios Avanzados en Educación Social y miembro del Grupo de Investigación “Cultura Cívica y Políticas Educativas”. Cuenta con un sexenio de investigación reconocido por la CNEAI. Ha recibido el “Premio Millán-Puelles” a la Investigación Educativa y el “Premio Joven Investigador” en el Congreso Nacional de Pedagogía. Ha sido director del Máster Universitario en Educación Personalizada y del Grupo de Investigación “Educacción”, de la Universidad Internacional de La Rioja. Sus líneas de investigación se sitúan en torno a la teoría y la filosofía de la educación, la educación del carácter y la utilización de las TIC en el ámbito educativo desde una perspectiva ético-cívica.