Bohlin, K. (2020). Educando a través de la literatura: despertando la imaginación moral en las aulas de secundaria (Verónica Fernández Espinosa).

Bohlin, K. (2020).

Educando a través de la literatura: desper-tando la imaginación moral en las aulas de secundaria.

Editorial Didaskalos. 286 pp.


El presente libro, dirigido princi­palmente a profesores de secundaria y bachillerato, nos abre al ámbito de la educación del carácter, utilizando la li­teratura como medio para ayudarnos en esta tarea. Su valor estriba, sobre todo, en ayudar a colocar unas bases para de­sarrollar una pedagogía de los relatos dentro del aula. La autora nos presenta en el libro dos partes claramente diferen­ciadas que ayudan a esta pedagogía. Por un lado, una parte teórica donde expone la importancia y la necesidad de la edu­cación del carácter, y, por otra, una parte más práctica, donde nos expone su expe­riencia en este ámbito a través de cuatro relatos de lengua inglesa utilizados por ella en clase.

En la primera parte, la autora, con un lenguaje ágil y descriptivo, va desgra­nando paso a paso cómo podemos desper­tar el deseo y desarrollar la imaginación moral en nuestros jóvenes gracias a la literatura y a los grandes relatos que la misma literatura nos descubre y cómo estos se convierten en instrumentos que nos ayudan a ver cómo podemos llegar a construir una vida que sea verdadera­mente plena. Esta parte consta de tres capítulos. En el primero, Bohlin explica qué es y cómo se entiende la educación del carácter, describiéndola como una pedagogía principalmente del deseo y de la imaginación. De este modo, busca tratar temas que están siendo retoma­dos nuevamente en el ámbito educativo, como el de la educación en carácter y vir­tudes, el sufrimiento, la importancia de las relaciones y la reflexión, siendo todos ellos elementos que ayudan a educar el deseo y medios que capacitan a la perso­na para poder adquirir una vida moral.

En el segundo capítulo, nuestra autora desciende a lo concreto de los relatos, mostrando que estos nos ayudan a edu­car, sobre todo, la imaginación moral. Es aquí donde la literatura obtiene un papel privilegiado dentro del ámbito educativo, ya que la imaginación ayuda a conformar el deseo. Bohlin hace ver que las narra­ciones son una especie de experimentos morales que llevamos a cabo en nuestro interior, ya que, a través de las mismas, podemos identificarnos con los persona­jes. Es en esta identificación que pode­mos desear algo o rechazarlo, elegirlo o no. Es en este punto donde la autora su­braya que se puede ayudar a los jóvenes a crecer en una educación moral, ya que los relatos nos ayudan a elegir, junto con los personajes, para después hacerlo así en nuestras propias vidas. Por último, en el tercer capítulo, se pone de manifies­to otra parte importante de los relatos. Estos nos presentan, normalmente, una historia con una trama completa, lo cual nos permite identificar, con mayor clari­dad, lo que ella llama inflexiones mora­les. Estas vienen a ser las elecciones que han provocado que los personajes cam­bien sus objetivos o trayectorias morales. También, dentro de los relatos, encon­tramos unos puntos de desafío, que son los momentos en que el personaje ve en crisis su proyecto o su concepción de la vida, y tiene que cambiar o ajustar más su vida moral en vistas al fin elegido.

La segunda parte está compuesta por el análisis de cuatro diversas obras litera­rias, a través de las cuales la autora busca despertar la imaginación moral de los es­tudiantes, conduciéndoles a una reflexión ética sobre las motivaciones, aspiraciones y elecciones de sus protagonistas. Se tie­ne, en primer lugar, a Elizabeth Bennet, personaje principal del libro Orgullo y prejuicio de Jane Austen, la cual descu­brirá a lo largo de la narración lo enga­ñada que se tenía a sí misma y cuál es el camino que debe seguir para poder cons­truir una vida de verdad. En segundo lu­gar, tenemos a Janie Crawford, la mujer protagonista del libro Sus ojos miraban a Dios de Zora Neale Hurston. Es una obra menos conocida, pero posee una gran fi­nura en el tratamiento de la vida de esta mujer que se va encontrando, poco a poco y a través de muchas dificultades, con el papel que el amor tiene en su vida. En tercer lugar, tenemos a Sidney Carton, el hombre redimido en la obra Historia de dos ciudades de Charles Dickens, con el que descubrimos las claves para poder salir de los vicios y la mediocridad. Por último, como contrapunto, Jay Gatsby, el héroe del libro El gran Gatsby de Francis Scott Fitzgerald, que mostrará el camino que lleva a la perdición, y en donde queda cegado por sueños que no tocan la rea­lidad. Este último, personaje que se nos presenta como un contraejemplo, es tam­bién de gran ayuda al mostrarnos a dón­de nos pueden llevar nuestras elecciones y decisiones.

El enfoque utilizado por la autora pue­de aplicarse a otras obras literarias que se utilicen en el plan de estudios.

Karen Bohlin nos comparte, de este modo, su experiencia en el ámbito educa­tivo, al que ha dedicado gran parte de su vida, educando alumnos de secundaria a través de la literatura, y nos hace ver cómo el enfoque utilizado por ella pue­de aplicarse a otras obras literarias del plan de estudios. Es, por todo ello, una obra que aporta a los profesores una luz nueva para trabajar la literatura en cla­se y ayudar a que los alumnos lleguen también a gustar más de la lectura.

Verónica Fernández Espinosa