Álvarez-Castillo, J. L. y García-Cano, M. (Eds.) (2022). Diversidad e inclusión en la universidad. La vía de la institucionalización. (Anabel Moriña Díez)

Álvarez-Castillo, J. L. y García-Cano, M. (Eds.) (2022).
Diversidad e inclusión en la universidad. La vía de la institucionalización.
Narcea. 253 pp.


Avanzar hacia universidades inclusivas es un desafío para las instituciones de enseñanza superior. Caminar hacia este reto, supone asumir los principios de la educación inclusiva, reconocer y valorar la diversidad, afianzar las políticas de inclusión, movilizar las culturas para transformar las concepciones y prácticas, y promover acciones que garanticen la presencia, participación y éxito de todos los estudiantes.

Estudiar en la  universidad y obtener un título universitario no es una cuestión insustancial, ya que, como se ha estudiado, supone una oportunidad para mejorar las oportunidades formativas, sociales, laborales y de vida de las personas. Esto es fundamental para cualquier estudiante, pero aún más para aquellas que tradicionalmente no han accedido a la enseñanza superior y son más vulnerables. Sin embargo, solo por acceder o «estar» no se garantizan las posibilidades que pueden ofrecer los contextos universitarios. Todo lo contrario, el acceso sin los apoyos adecuados puede derivar en el abandono y, por tanto, no considerarse una oportunidad.

Por ello, las políticas de inclusión, equidad y diversidad de las instituciones de enseñanza superior juegan un papel clave para acceder, permanecer y finalizar con éxito cualquier titulación universitaria. En este sentido, el libro Diversidad e inclusión en la universidad, editado por José Luis Álvarez-Castillo y María García-Cano Ernesto, supone una contribución para repensar, diseñar y construir espacios universitarios más inclusivos.

Esta obra explora conceptual, empírica y con una aproximación práctica las políticas de inclusión de distintas universidades en relación con la diversidad. Uno de los valores de este libro es que surge de un proyecto I+D+i y la implicación de ocho universidades españolas.

Para abordar algo tan complejo como es la inclusión en la universidad, la obra se organiza en 15 capítulos contenidos, distribuidos en cuatro secciones, iniciándose con una primera aproximación conceptual a las políticas y prácticas de inclusión y finalizando con planteamientos para institucionalizar estas políticas en la universidad. Todo ello, transitando por la sección dos que aborda la diversidad e inclusión desde las perspectivas de diferentes actores universitarios y una tercera sección que incluye actuaciones y buenas prácticas vinculadas a la educación inclusiva en la universidad.

El libro comienza con una primera sección que contiene un único capítulo que sirve de conceptualización general de los contenidos que se van a abordar en las diferentes secciones. En este se conceptualizan las políticas y prácticas de los sistemas universitarios en relación con la diversidad, enfatizando los conceptos de inclusión, equidad y justicia.

La segunda sección contiene siete capítulos y se realiza un análisis de diferentes documentos institucionales que reflejan las políticas de diversidad y educación inclusiva de las universidades. Además, en estos capítulos se da voz a los distintos actores del contexto universitario sobre su percepción de la diversidad e inclusión en la universidad (líderes, profesorado, personal de administración y servicios y alumnado). Estas aportaciones muestran tanto luces como sombras en el panorama universitario, ya que, aunque se ha avanzado en las políticas y prácticas inclusivas, aún queda camino por recorrer, al continuar existiendo barreras que dificultan la permanencia y éxito de determinados estudiantes. Una universidad que reconoce y valora la diversidad requiere de cambios profundos del sistema en su globalidad, incluyendo las prácticas docentes.

El libro continúa con una tercera sección que se organiza en cinco capítulos. En estos se presentan distintas actuaciones a favor de la inclusión que han sido exploradas y evaluadas en el proyecto de investigación, así como propuestas de institucionalización en diversas áreas (innovación docente, curriculum, combinación de curriculum con la innovación, formación del profesorado y formación del liderazgo institucional). Estos capítulos abordan temas tan necesarios, como la innovación docente para la atención a la diversidad desde la igualdad, propuestas para potenciar la innovación docente en el ámbito de la formación en ciudadanía global inclusiva, la aplicación del diseño universal para el aprendizaje (DUA) en el contenido, la metodología y evaluación de una asignatura y, al mismo tiempo, el diseño, desarrollo y evaluación de una acción formativa para docentes sobre DUA. La sección finaliza con un capítulo sobre la implementación y evaluación de una actuación centrada en la formación de los representantes de estudiantes.

Esta tercera sección ofrece, por tanto, orientaciones, experiencias y ejemplos que pueden inspirar a otras universidades comprometidas con la inclusión. Mención especial se puede hacer al DUA, tan reconocido en la enseñanza superior, pero tan desconocido en la práctica universitaria. Desde el DUA se provee múltiples formas de representación, expresión e implicación, reconociendo diferentes formas de aprendizaje y necesidades, y ofreciendo flexibilidad y diversidad de recursos, metodologías y evaluaciones. Este enfoque de enseñanza invita a actuar proactivamente y se contempla la diversidad de opciones cuando se planifican los proyectos docentes. Estas aproximaciones centradas en el aprendizaje y el DUA se han demostrado como eficaces en los contextos inclusivos.

El libro concluye con una cuarta sesión, compuesta por dos capítulos, que expone una propuesta de la institucionalización de la atención a la diversidad en la educación superior. Ambos capítulos abordan la institucionalización de la inclusión para incorporar los principios inclusivos a todas las dimensiones del funcionamiento institucional (filosóficas, políticas y prácticas). En concreto, en el primero se ofrece una guía del proceso de institucionalización, propuesta que consta de cinco fases: diagnóstico, emergente, en desarrollo, institucionalización y evaluación. En el segundo capítulo, aparecen orientaciones precisas para que la institucionalización de la atención a la diversidad pueda hacerse realidad en la educación superior.

Una idea transversal que se repite en toda la obra es la necesidad de formación en diversidad e inclusión de la comunidad universitaria y, en especial, del profesorado. De hecho, la mayoría de las investigaciones realizadas hasta el momento concluyen que el docente es una pieza clave para el éxito y sostenibilidad del enfoque inclusivo. Estos estudios pueden llevarnos a pensar que sin formación u orientación del profesorado sobre cómo dar respuestas a las necesidades de los estudiantes o planificar prácticas inclusivas y basadas en el DUA, será difícil pasar de la teoría a la acción. Con la formación y sensibilización del profesorado es posible iniciar procesos de cambio y transformación que promuevan contextos universitarios inclusivos. No obstante, sabemos que el camino no es sencillo porque el profesorado se encuentra sumergido en una universidad burocratizada y con altas exigencias investigadoras, que van acompañadas de incertidumbres y presiones. Sin embargo, también somos conscientes de la responsabilidad y el compromiso que tiene la universidad en una sociedad con altas expectativas en ella y en unos estudiantes que buscan una oportunidad para progresar personal, educativa, social y laboralmente.

En definitiva, el libro hace un análisis exhaustivo desde distintas perspectivas de la inclusión en la universidad y brinda evidencias teóricas, empíricas y prácticas que consolidan el valor de la inclusión en la universidad. En conclusión, es un libro de utilidad para cualquier miembro de la comunidad universitaria preocupado por hacer de la universidad un espacio de bienvenida para todos y todas, y de transformar las políticas, culturas y prácticas en pro de la diversidad. Se trata de un libro útil y práctico, fácil de leer, que invita a reflexionar, imaginar y construir una universidad comprometida con las personas y la sociedad.

Anabel Moriña Díez ■